Técnicas de formación Ver más grande

Técnicas de formación

Nuevo producto

Técnicas de formación

Más detalles

Más

  

Técnicas de formación: da forma a tu bonsái

Un bonsái es un árbol pequeño que vive en una maceta. El efecto que nos trasmite un bonsái varía en función de la forma que tiene; y esta forma dependerá de las técnicas de formación. Las técnicas aplicadas para dar forma a nuestro bonsái son la poda, el pinzado y el alambrado; pero no hay que olvidarse del resto de cuidados como los riegos frecuentes, un abonado preciso y los trasplantes en el momento adecuado.

Poda del bonsái

Podar es dirigir la formación de un árbol en función del estilo deseado. Cada especie de bonsái sigue unas pautas de poda para su mejor desarrollo, aunque de forma general, se cortarán las ramas defectuosas o innecesarias del árbol. La mejor época para realizar la poda del bonsái coincide con los períodos de reposo vegetativo.

Para la realización de los cortes de poda, se utilizarán herramientas especiales de corte cóncavo que permiten una mejor cicatrización de las heridas.

Cuando los cortes son importantes, se aconseja usar pasta selladora para evitar infecciones en la madera por hongos y bacterias.

Pinzado del bonsái

Utilizaremos el pinzado para aumentar la densidad de follaje, reducir el tamaño de las hojas y complementar la formación del bonsái.

El pinzado consiste en dejar crecer seis u ocho pares de hojas para después cortar las puntas de las nuevas brotaciones dejando sólo un par. De esta forma se consigue que el árbol vuelva a brotar a partir de las yemas de las hojas que hemos dejado. También se pueden eliminar las hojas viejas interiores, de forma simultánea o separadamente.

La época para pinzar los bonsáis va de primavera a otoño según las especies y el crecimiento de la planta. Además, el pinzado logra sus mejores resultados en bonsáis bien cultivados.

Alambrado del bonsái

El alambrado es una técnica que sirve para corregir los defectos de orientación del tronco y de las ramas.

El alambre se enrolla con una ligera presión de los dedos de forma que doblamos la rama en la posición deseada, modificando la orientación. Hay que quitar el alambre antes de que se quede incrustado en el árbol debido al engrosamiento del tronco o ramas.

Actualmente, el alambre más utilizado es el de aluminio. En función de la resistencia de las ramas, usaremos diferentes grosores de alambres. Los diámetros más habituales son: 4, 3, 2 y 1mm.

La mejor época para alambrar es desde octubre-noviembre (inicio del reposo vegetativo) hasta marzo-abril (aparición de la nueva brotación).

Si seguimos estas técnicas de formación al mismo tiempo que llevamos un buen mantenimiento de nuestro bonsái, disfrutaremos de la belleza de nuestro bonsái por mucho tiempo.